ABOUT

Si has llegado hasta aquí será que estas interesado o interesada en saber quién hay detrás de todo este follón. Que sepas que, viajar, un estilo de vida se irá llenando de viajes e informaciones a medida que pueda ir escribiendo de todos aquellos destinos con la que voy cargando la mochila de mi vida.

Quién soy…
Nueva York, 2016

Me llamo Ari y nací en Barcelona una preciosa mañana de marzo. Aunque tengo que decir que mi segunda casa se encuentra a dos horas de ella y en la montaña. La Cerdanya ha estado siempre presente en mi vida ya que pasaba todos los veranos en un pueblecito de allí, Prullans. Aquí es donde empezó todo, donde conocí lo que es descubrir pueblos y enamorarte de cada uno de ellos y de cada montaña.

He estudiado Educación Infantil y actualmente trabajo en una Escola Bressol. Me encanta mi trabajo. Llegar por la mañana y recibir besos con mocos, achuchones con babas, carcajadas sonoras y alucinar con algunos razonamientos de esas personitas pequeñas. Me encanta todo esto. Quizá muchos pensáis que es un trabajo fácil pero, de verdad de la buena, cuando decimos que necesitamos vacaciones, es porque realmente necesitamos vacaciones.

Por suerte puedo combinarlo con mi otra pasión, viajar.  Des de siempre me ha gustado descubrir lugares. De pequeña lo hacía con mis padres. Con ellos pudimos recorrer casi toda España y empezamos a conquistar Europa. Pero es ahora que de verdad empiezo a hacerlo por mí, porque es algo que me gusta mucho y que te alegra el corazón con cada viaje y cada recuerdo. Estoy ampliando horizontes y espero poder llegar a todos ellos.

Actualmente mi compañero favorito de viajes se llama Marc. Ya habréis leído algo en algunos post. Es la persona con la que me encanta viajar, descubrir y explorar lo inexplorado. Me encanta perderme con él (porque siempre nos perdemos) y viviría y compartiría mil y una aventura juntos.

Sant Aniol, Catalunya. 2015
Qué me gusta… 
  • Pasarme un día entero buscando vuelos y hoteles sin un destino fijo. Solo por ver que me saldría mejor.
  • Hacer un plan de viaje y luego cambiarlo.
  • Callejear sin rumbo fijo por las calles.
  • Comer todo lo que no sea comida normal.
  • Mi obsesión por Londres se alimenta del mundo Harry Potter.
  • Venir de un viaje recién aterrizada y pensar ya en el próximo.