ÁMSTERDAM EN DOS DÍAS

Nuestro viaje a Ámsterdam fue casi exprés. Salimos un viernes y volvimos el domingo. Pero llegamos tarde el viernes y salimos a primera hora de la tarde rumbo al aeropuerto. Así que en realidad, solo pudimos visitar la ciudad un día y medio. Pero fue suficiente.

Ámsterdam es una ciudad pequeña que es fácil de ver en poco tiempo. Eso sí, si tu intención es ver sus alrededores, entonces sí que necesitaréis unos días más. Para nosotros, queda pendiente.

Aquí os enseñaré lo que nos dio tiempo de ver en dos días en una ciudad tan bonita como es Ámsterdam.  

PRIMER DÍA

Estación Central

Empezar el día en la estación central. Es parada obligada para todos aquellos que llegan a la ciudad ya que seguro que tu viaje empieza o acaba en ella.

Para que os situéis un poco, fue construida a finales del siglo XIX y fue diseñada por el mismo arquitecto que el museo Rijksmuseum. Es la principal estación de trenes de Ámsterdam ya que desde ella salen y llegan trenes que conectan la ciudad con toda Europa.

Además, justo delante de la Estación, puedes encontrar todas las líneas de tranvía que te llevaran a tu destino en un santiamén.

Plaza damm 

Seguramente antes de ir ya habréis escuchado hablar de ella. Pues es la plaza más importante de Ámsterdam. En sus inicios, la ciudad fue construida a su alrededor ya que lo tenían como punto de referencia.

En esta plaza podrás encontrar el Palacio Real, el museo Madame Tussaud y el Monumento Nacional.  este último, fue construido como homenaje a los soldados holandeses caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

La Plaza Damm, es una zona donde tomarte un respiro y donde podrás observar el movimiento de gente yendo y viniendo y del ambiente que puedes encontrarte a casi cualquier hora del día.

Mercado de las flores 

Es sin duda una de las mejores atracciones turísticas que hay en Ámsterdam. El mercado de las flores, también conocido como Bloemenmarkt, no es bien bien un mercado como os lo imagináis. Es más bien, unas casetas en forma de invernadero sobre plataformas sujetas al borde del Canal Singel.

A nosotros nos gustó mucho pero quizá no fuimos en la mejor época ya que fuimos en Noviembre. Pero sin duda el tiempo adecuado para ir es en primavera ya que podrás ver todos los tulipanes abiertos y la espectacular combinación de sus diferentes colores.

Pero no solo hay tulipanes. A parte de esta preciosa flor, podrás encontrar otros muchos tipos además de semillas y bulbos para que los plantes en tu casa. Mi idea era comprar bulbos de colores pero siendo ya casi invierno, ya no era la mejor época para plantar, así que lo descarte. Pero si que me llevé dos tulipanes de manera muy bien conseguidos como recuerdo.

Para los holandeses es muy popular ir a comprar flores y semillas a este mercado.

Plaza Leidseplein 

Es una de las plazas más concurrentes y con más animación de la ciudad. En ella puedes encontrar una gran cantidad y variedad de bares, restaurantes, teatros, etc. Además si estas un rato por la zona podrás observar a artistas callejeros ofreciendo sus espectáculos.

Barrio rojo, de día y de noche 

Sin duda, es uno de los barrios más conocidos y característicos de esta ciudad. Nosotros fuimos primero de día, viendo que quizá no había para tanto. La verdad que al caer la noche, no nos podíamos imaginar el “espectáculo” que se forma por sus calles. Nos llegó a sorprender muy gratamente.

Únicamente nos dedicamos a pasear por las calles y a observar. No quiero decir mucho más porque tenéis que verlo por vosotros mismos. Pero si puedo decir, que no os lo podéis perder.

Para aquellos que no lo sepan, en Holanda es totalmente legal la prostitución des del 1911. Y trabajan y pagan sus impuestos, como cualquier trabajador. Además, es una de las zonas más seguras de la ciudad, incluso de noche. Así que no tengáis miedo de echarle un vistazo.

Como punto importante a destacar, es que no dejan hacer fotos y videos. Es importante que lo respetéis porque hay mucha seguridad y no queremos que os llevéis un susto. así que tenedlo en cuenta.

La Casa de Ana Frank 

La verdad que con el poco tiempo que tuvimos no nos dedicamos a visitar museos. El único que nos llamo realmente la atención fue el de Ana Frank. Eso sí, id temprano si no queréis perder la mañana, porque se forman unas largas colas.

La Casa de Ana Frank está situada en el centro de la ciudad. Allí es donde se escondieron Ana y su familia durante la Segunda Guerra Mundial. El museo en sí, está muy bien distribuido y sigue un recorrido que puedes ir haciendo por libre. Lo único que a veces tendrás que pararte para escuchar o ver algún video de algún fragmento que se extrajo del diario de Ana Frank.

Gracias a estos fragmentos podréis vivir un recorrido por la vida de Ana Frank así como las personas que les ayudaron durante ese tiempo a sobrevivir.

Sin duda, es un museo muy conmovedor que te traslada a una época anterior recorriendo sus recuerdos y vivencias.

Plaza Spui 

Es una de las plazas más bonitas y concurridas. Spui es conocida por sus mercados al aire libre que hacen cada semana sobre arte o literatura.

Además, también es el sitio ideal para tomar un café o pasear sin rumbo fijo por ella. Si tienes un tiempo libre, Spui ofrece todo aquello que estás buscando seguro.

Museo Rijksmuseum (I amsterdam)

Quizá lo más famoso, lo más buscado y lo más fotografiado de Ámsterdam. Además de las típicas letras de I AMSTERDAM, el museo Rijksmuseum es considerado el mejor de Holanda que atrae cerca de dos millones de visitantes al año.

Si vas en invierno, también te encontraras con una pista de hielo frente del museo. Así que aprovechar el tiempo y disfrutar un poco del frio.

 

SEGUNDO DÍA

Museo de la ciencia NEMO

Aparecimos allí de la nada. No lo buscábamos por nada del mundo, peor ahí que fuimos a parar. El museo de la Ciencia NEMO es el más importante, también, de Holanda. Lo podrás localizar fácilmente porque es un edificio enorme en forme de barco. Tiene cinco plantas donde se pueden realizar varios experimentos científicos. Es el lugar ideal para pasar el rato y sorprenderte con lo más simple de la vida cuotidiana como la gravedad o el magnetismo.

Arriba del todo hay una terraza que puedes subir por dentro del museo (en ascensor) o por fuera del edificio (por escaleras). Desde ahí tendrás unas vistas privilegiadas de la ciudad que no te dejaran indiferente.

Vonderpark 

El parque más conocido y grande de la ciudad se llama Vonderpark. Es el lugar ideal para salir a caminar o en bicicleta. Solo tienes que ver, que a la mínima que sale un poco el sol, se llena de gente haciendo deporte o tomando algo en alguna terraza.  Así que, si estas en la ciudad y tienes un poquito de tiempo no dudes en relajarte en su césped.

Cuando nosotros fuimos, no nos hizo muy buen tiempo así que de relax nada, simplemente paseamos un poco por allí. Pero sin duda, queda pendiente una visita más a fondo para explorarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *