ESCAPADA A MUNICH, TRES DIAS EN LA CAPITAL DE BAVIERA.

No es nuestra primera vez que visitamos Alemania pero si es la primera vez que lo hacemos juntos. Munich ha sido la ciudad escogida para pasar un fin de semana casi navideño. Digo casi porque, por un día, no pudimos ver los mercados navideños abiertos para estas fechas. Una pena.

Aun así, volvemos totalmente satisfechos con lo que hemos podido ver y descubrir. Y ahora, os dejamos nuestros recorrido de esta pequeña escapada.

Nuestro vuelo salía desde Barcelona, el viernes por la tarde y llegamos a Munich relativamente temprano. Así que ese primer día aprovechamos para echar una ojeada a la ciudad. Ese mismo día recorrimos el centro de la ciudad llegando a Marienplatz. Y cenamos en un puestecito junto a una pista de patinaje sobre hielo, en Karlsplatz,  unas riquísimas salchichas con pan.

El sábado era el día grande del viaje. Visitar el castillo de Neuschwanstein. Hicimos una excursión organizada por Sandemans. Elegimos hacerlo con guía porque cuando nos informábamos para ir a Füssen, mucha gente a la que preguntamos nos decía que había ido en coche, que no tenían ni idea de cómo llegar en tren y no podían ayudarnos.

Así que para no perdernos entre trenes y horarios decidimos contratar una excursión. Y la verdad, que fue una gran elección. Nos costó 40 euros por persona. Ésta incluía una guía de habla española que nos explicó un montón de cosas de la historia de Luis II, el viaje de ida y vuelta en tren hasta Füssen y el autobús hasta el castillo.

Visto así sale más o menos por el mismo precio que ir por libre, pero yendo de esta manera, vas mucho más tranquilo y conoces a gente.  

Lo que no estaba incluido, era la entrada al castillo. Ésta tiene un precio de 13 euros por persona e incluye un audio guía en español o cualquier idioma. Durante el trayecto en tren, la guía pregunta si se tiene intención de entrar al castillo. Si es así, se le da el dinero y cuando se llega a los pies del castillo, ella misma se encarga de ir a comprar las entradas en taquilla. 

La visita es realmente corta pero es muy interesante poder ver “la vida de Luis”. Dentro está totalmente prohibido hacer foto o video, así que recomiendo su visita para todos aquellos que quieran acercase al castillo.

Llegamos por la tarde, sobre las 19.10h a Munich y volvimos a pasear por el centro. Ya que todo estaba cerrando y no pudimos hacer mucho más. Eso sí, ese mismo día nos pasamos por la cervecería más famosa de la ciudad. Hofbräuhaus. Aunque en su gran mayoría está llena de turistas, el ambiente no tiene desperdicio. Además, también aprovechamos para probar el vino caliente. Una bebida muy típica en época de frio. 

Domingo. Decidimos contratar un Free Tour con la misma empresa, Sandemans. Al no saber si tendríamos tiempo para ver todo lo esencial de la ciudad, nos aseguramos que haciendo este tour podríamos verlo todo. Y así fue.

Recorrimos toda la parte histórica del centro de la ciudad. Nuestra guía nos explicó una gran cantidad de historia y curiosidades de Munich.  Cuando finalizó el tour fuimos a Englischer Garten. Ahí está la famosísima Ola. Donde un gran número de personas hacer surf en el rio. Con un frio que pelaba y nevando intermitentemente, había muchas personas que entraban y salían del agua formando un auténtico espectáculo. Admirable que puedan aguantar esas temperaturas.  

Fue ahí donde dimos por finalizado nuestro viaje a Munich. Después fuimos a comer y ya hacia al aeropuerto.

Sin duda alguna, es una ciudad que merece una visita y quizá más de un par de días para verla. Se nos quedó corto. Hay un montón de cosas por ver en la misa ciudad y sus alrededores. Nos hubiera encantado hacer algún otro tour y explorar un poquito más. Pero nos llevamos un bonito recuerdo de todo.

Espero que os haya gustado y que no descartéis Munich de vuestra lista porque no os decepcionará.

Deja un comentario

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close