Itinerario de 17 días en Tailandia

Nuestro viaje a Tailandia fue un poco por descarte. Es cierto que estaba en nuestra lista de países a visitar, pero quizá nos hubiera gustado hacerlo un poco más adelante, no era una de nuestras prioridades. Con eso no quiero decir que no nos gustará, porque fue todo lo contrario.

Es un país fácil de visitar y de moverse y nos gustó mucho. Lo que nos fue un poco más complicado y un poco un quebradero de cabeza fue montar el itinerario que íbamos a seguir.

Al ser primerizos en viajar a Asia, fuimos con todo cerrado (aviones y hoteles). Así que tenia que estar todo bastante planificado para cuadrarlo casi todo. Así que, si sois primerizos como nosotros, os dejamos nuestro itinerario de 15 días por el país de las sonrisas.

Día 1: Barcelona – Londres – Bangkok

Cuando cogimos los vuelos lo hicimos, como siempre, a través de Skyscanner. Ya lo hemos mencionado en el post del presupuesto, pero hicimos escala en Londres tanto a la ida como a la vuelta. Y el vuelo nos costó 600 euros por persona.

Llegamos a Bangkok al día siguiente.

Dia 2: Bangkok

Llegamos a la capital por la mañana y gracias a la aplicación de Grab cogimos un taxi directamente a nuestro hotel. Después de instalarnos salimos directos a explorar la ciudad.

Al tener el hotel cerca de la calle principal más conocida, decidimos acercarnos y hacer nuestra primera comida en Khaosan Road. Ahí es donde hicimos nuestra primera turisteada. Y, ahí es donde también, descubrimos el monzón. Aunque íbamos con chubasqueros, nos quedamos bastante empapaos.

Por suerte no duró mucho y pudimos pasear hasta el Wat Pho. Antes pasamos por el Gran Palace, pero estaba cerrado ya que solo abre hasta las 15h.

Después intentamosbuscar un mercadillo que no conseguimos encontrar. Pero vimos el atardecer en el rio Phra. Sinceramente íbamos un pocoperdidos. A la vuelta nos paramos a cenar a un sitio donde hacían un Pad Thai buenísimo.Se llama Thipsamai. Esta en la guía Lonely Planet, pero no lo sabíamos. Tuvimosque hacer un poco de cola, pero valió la pena.

Volvimos al hotel andando y dando un paseo. 

Día 3: Bangkok – Ayutthaya

Nos levantamos temprano y bajamos a desayunar al hotel. La idea de este día era ir a Ayutthaya. Pero leímos que no vendían billetes de tren por anticipado y también leímos que desde khaosan Road había minivans que te llevaban. Así que fuimos a lo practico y decidimos ir a por la minivan. Nos costó 540 BHT dos personas.

Lo que en ese momento caímos en otra turisteada. Lo único que no lo sabíamos. La minivan que nos llevaba nos dejó a unos 15 – 20 minutos andando de la zona de los templos. Nos dejó justamente delante de unos cuantos tuk-tuk para así supongo, hicieran el negocio ellos también.

Pero en eso no caímos. Vimos en Google maps que estábamos cerca, y decidimos ir andando. Y la verdad que fue rápido.

Visitamos los templos de:

WAT PHRA SRI SAMPHET

WAT MAHATHAT

VIHARN PHRA MONGKOL BOPITH

WAT RATCHABURANA

WAT CHAIWATTHANAREM

A la vuelta volvimos también en minivan, y nos costó súper barato: 120 BHT dos personas. Ahí es cuando nos dimos cuenta de que la ida había sido totalmente un timo.

Al llegar bastante temprano a Bangkok, nos pasamos por China Town y nos encantó. Lo disfrutamos muy mucho y creo que queda como nuestro lugar favorito de la ciudad para siempre. Y luego, antes de ir al hotel, paseamos por Khaosan Road de noche. ¡Qué cambio! Nada que ver de día.

Día 4: Bangkok – Chiang Mai

Nuestro último día en Bangkok acabamos de mirar lo que nos faltaba. Volvimos a Wat Pho porque no pudimos ver el Buda reclinado. Cuando fuimos el primer día o no lo encontramos o estaba cerrado. Así que volvimos. La entrada son 100 BHT.

Cuando salimos nos fuimos al Gran Palacio. La entrada 500 BHT por persona. Había mucha, muchísima gente. Y la parte final del recorrido estaba en obras así que tampoco lo disfrutamos mucho. El recinto es un poco laberinto.

Pero a pesar de esto, es bonito de ver y visitar. Por la tarde salía nuestro vuelo hacia Chiang Mai.

Día 5: Chiang Mai

Nuestro primer día en Chiang Mai decidimos visitar la ciudad. Visitamos los templos más importantes y paseamos por sus calles con total tranquilidad. Estos son los templos que visitamos:

WAT CHEDI LUANG

WAT PHRA SINGH

WAT PHAN TAO

WAT CHIANG MAN

WAT PHRA THAT DOI SUTHEP

Después comimos en un restaurante súper bueno que nos encantó. Se llama TikkyCaffé. Y aunque está un poco alejado de todo. Lo vale. Cuando acabamos nosacercamos al jardín de Terracota, pero estaba cerrado. Así que lo dejamos paraotro día.

Finalmente, se estaba acercando la hora del Saturday Night Market, así que fuimos para allá. Enorme de verdad. Pero nos faltó un poco de variedad. Después de dar vueltas y vueltas nos fuimos para el hotel que tocaba madrugar la mañana siguiente.

Día 6: Chiang Mai – Elephant Nature Park.

Uno de los días más esperados, al menos, para mí. Ver elefantes tan cerca y tan reales era un sueño, que se hizo realidad. Lo llevábamos reservado desde España y lo hicimos con Elephant Nature Park.

Tengo que decir que la decisión fue después de leer lo que había publicado FAADA, que lo quitaron de su lista de sitios recomendados para ver a estos animales. Haremos un post especial para hablar de esto que ya os avisaremos.

Lo dicho, hicimos la reserva en la misma página web del centro Elephant Nature y no tuvimos ningún problema. Lo único, que hay que llevar 3000 BHT en efectivo para acabar de hacer el pago.

Una experiencia súper bonita que repetiría sin dudarlo. Me encantan los elefantes des de siempre y ese día fue uno de los más bonitos que haya podido vivir.  

Volvimos al hotel por la tarde y, después de darnos un chapuzón, nos fuimos hacia el mercado nocturno de Sunday Night Market. Es igual o más grande que el mercado del sábado. Pero al igual que éste, nos faltó un poco de variedad en productos. Eso sí, la comida callejera nos flipa un montón.

Nos dejamos llevar por los ojos y la nariz a la hora de elegir comida.

Dia 7: Chiang Mai

Era el último día entero que nos quedaba en la ciudad y decidimos visitar Doi Suthep. Fuimos a la parte alta de la muralla, concretamente en Manee Nopparat Rd., donde salían las furgonetas rojas colectivas hacia Doi Suthep.

Tuvimos mucha suerte porque cuando llegamos había un mini grupo formado por 6 o 7 personas y les faltaban 2 más para que les hicieran precio. Nos unimos a ellos y nos salió a 120 BHT el viaje de ida y 120 BHT el viaje de vuelta. 60 BHT por persona. Un total de 240 BHT.  Un chollo. Ya que muchos nos habían ofrecido subir por 500 BHT.

Así que, quedamos con el conductor de subir hasta el tempo, estar un par de horas o tres por ahí y volver con él. Y así hicimos. La entrada a Doi Suthep es de 30 BHT por persona. Nos dio tiempo de disfrutar con tranquilidad y no tuvimos que ir con prisas. Sin embargo, el tiempo no nos acompaño demasiado. Estaba un poco tapado por la niebla, pero eso no le quitó su encanto.

Al volver, decidimos despedir Chiang Mai comiendo en el que fue nuestro restaurante favorito, Tikky Caffe. Volvimos a intentar ver el jardín de terracota, pero seguía cerrado, así que decidimos disfrutar de un masaje Thai en la prisión de mujeres. Nos daba un poco de cosa ir allí, pero la decisión fue la acertada. Nos costó 250 BHT por persona un masaje de 1 hora.

La verdad que lo hicieron súper bien. Ciertamente nos dolió todo el cuerpo, pero al final nos quedamos en la gloria. Fuimos a última hora y casi no había gente. Así que lo disfrutamos casi solos.

Cuando salimos de ahí estaba lloviendo un montón así que decidimos ir a cenar y para el hotel. Suponíamos que los mercados estarían cerrados con la que estaba cayendo.

Dia 8: Chiang Mai – Chiang Rai

Hoy era el día en que visitábamos la ciudad de Chiang Rai. Tuvimos varios problemas para coger el billete de autobús. Los compramos por internet, pero lo hicimos con poca antelación así que el horario de ida y el de vuelta no era muy buena.

Salimos hacia Chiang Rai sobre las 11 de la mañana y llegamos ahí que era casi mediodía. Por suerte el autobús aviso de quién quisiera podía bajar en la primera parada, que casualmente era el Templo Blanco.

Impresionante. La verdad que ese blanco tan blanco te deja súper cegado. Pero lo vale. Nos encantó. A Marc, es lo que más le gustó de todo Tailandia.

Pudimos disfrutar del templo casi solos, había muy poca gente. Pero eso sí, el calor estaba por todas partes. Horrible. Y, encima, en pantalón largo.

Cuando acabamos de visitar el Templo Blanco decidimos visitar el Templo Azul. Teníamos las horas y los minutos contados así que decidimos coger un Grab, ya que las distancias entre uno y otro son bastante grandes.

Cuando llegamos al Templo Azul, nos dimos cuenta de que nos habíamos dejado nuestra cámara GoPro en el Grab. Y ahí, es cuando conocimos que en el mundo aún existen buenas personas.

Una familia muy amable paro su coche a nuestro lado, cuando nos vio salir corriendo detrás del Grab. Nos preguntó que nos había pasado y sin dudarlo no dijo que subiéramos a su coche. Intentó seguirlo, pero lo perdimos.

Paramos a un mercado y los niños bajaron a comprar. El chico nos estuvo preguntando si sabíamos el nombre del conductor o la matricula. Resumiendo, consiguieron ponerse en contacto con el conductor del Grab a través de hablar con alguien de la aplicación y que le diera el teléfono de éste.

Finalmente, el conductor de Grab vino hasta el mercado donde estábamos aparcados y con él, la GoPro.

Fue algo que nunca pensábamos que habría acabado así. Marc y yo estábamos de los nervios, no sabíamos si reír o llorar. Pero estábamos y lo estamos, infinitamente agradecidos a esa familia.

Para acabar este suceso de manera redonda, la familia nos volvió a llevar al Templo Azul para que pudiéramos verlo y nos dejaron ahí.

Como es lógico con todo esto perdimos un montón de tiempo y únicamente pudimos ver estos dos templos. Así que nos queda como pendiente volver a Chiang Rai para acabar de conocerlo.

Al día siguiente volábamos a Suratthani para coger el ferry hacia Koh Tao. 

Día 9: Chiang Mai – Suratthani – Koh Tao

Salimos por la mañana hacia el aeropuerto y llegamos a Suratthani a media tarde. Al llegar ahí fue un poco caos ya que nada más salir había un montón de gente intentando venderte diferentes combinados de bus y ferry.

Yo me había informado de la existencia de un ferry nocturno hacia la isla. Y al salir del aeropuerto de Suratthani encontramos un combinado con exactamente eso. Bus (100 BHT por persona) más ferry nocturno (800 BHT por persona)

Al llegar al ferry nos llevamos una muy mala impresión. Quizá porque teníamos otra idea de como tenia que ser un ferry, pero, en pocas palabras, nos dio un poco de miedo tener que estar ahí 8 horas.

Decidimos ir a cenar por el puerto ya que el ferry no salía hasta las 21h. Cuando volvimos hacia el ferry media hora antes de su salida, entramos y nos quedamos sorprendidos de como era por dentro. Para nada era un cuchitril. Había un montón de literas con sus mantas y cojines.

La verdad que dormimos súper bien y para nada se notaba el movimiento del barco. Toda una experiencia que volveríamos a vivir y que repetiríamos sin dudarlo. Gracias a ello, llegamos a Koh Tao a las 7 de la mañana. Y teníamos 3 días enteros para disfrutar de la isla.

Día 10: Koh Tao

Llegamos a la isla súper temprano y nos dirigimos al hotel. El check in era al mediodía, pero la chica nos vio allí sentados delante de recepción que a las 8h cuando abrieron, nos dieron la habitación sin problemas.

El hotel estaba a uno 20 minutos del puerto. Muy bien no sabíamos cómo movernos, porque ninguno de los dos dispone de carné de moto, así que tuvimos que movernos andando y algún que otro taxi.

Nuestro primer día lo pasamos en la playa de Aow Leuk. Lugar fantástico para practicar snorkel y además también hicimos kayak. La entrada a la playa tiene un coste de 100 BHT por persona.

Ese día no hicimos mucho más. Nos desesperamos un poco al estar todo el día en la misma playa, porque no somos muy de playa. Y al no tener medio de transporte nos limito un poco.

Dia 11: Koh Tao

Para que no nos pasara como el día anterior, decidimos contratar una excursión de snorkel que duraba todo el día. Venían al hotel a recogerte y te volvían. La comida también estaba incluida.

En el tour se visitaban diferentes playas, incluyendo Koh Nang Yuan. La entrada la teníamos que pagar a parte que fueron 100 BHT.

Luego paramos en Mango Bay, Hin Wong Bay, Aow Leuk y finalmente Shark Bay.

El tour lo hicimos con Oxygen y nos costó 600 BHT por persona. A parte de incluir la comida, también te dejaban las gafas y el tubo de snorkel. Aun así, si tenias tu propio material te lo dejaban utilizar. Nosotros nos llevamos desde España las gafas del Decathlon y nos fueron súper bien.

Cuando volvimos del tour decidimos quedarnos por el centro para encontrar un sitio donde cenar.

Día 12: Koh Tao – Koh Samui

La mañana siguiente decidimos disfrutar un poco de playa, pero hacia al medio día salía nuestro ferry hacia Koh Samui. Desde el hotel compramos un combinado con el ferry y minivan. Nos costó 600 BHT por persona el billete del ferry más 150 BHT por persona de la minivan al hotel desde el puerto de Koh Samui. En total 1500 BHT dos personas.

Llagamos por la tarde y decidimos quedarnos en el hotel ya que estaba un poco alejado de la zona turística. Cenamos en el hotel.

Día 13: Koh Samui

El segundo día en la isla hicimos turismo. Visitamos el Big Buda más famoso de Tailandia y luego hicimos un pequeño recorrido para ver lo máximo posible. Pasamos por Wat Plai Leam, Wat Siila Ngu, Hin Ta y Hin Yai. Queríamos conocer también las cascadas, pero leímos en Trip Advisor que no Valia mucho la pena.

Por la tarde acabamos en la playa de Lamai. Que, a pesar de estar llena de hoteles, es muy tranquila. Y, luego, por casualidad nos encontramos con el mercado nocturno de Lamai. Muy chulo, y la comida, buenísima. 

Día 14: Koh Samui

Contratamos un tour con Lomlahkkhirin para conocer Ang Thong National Marine Park. También lo hicimos a través del hotel y nos costó 1900 BHT por persona. Se nos salía bastante del presupuesto. Pero esas cosas solo se viven una vez así que lo hicimos.

El tour incluía el transporte de ida y vuelta del hotel al puerto, lancha rápida hasta el parque nacional, material para hacer snorkel y la comida.

Hicimos parada en la isla Koh Woa-Ta-Lab y allí hicimos una pequeña vuelta en kayak y luego fuimos a otra donde había un mirador.

A la vuelta merendamos en el hotel y salimos a cenar. Empezábamos a despedirnos de la isla para volver a la península.

Dia 15: Koh Samui – Suratthani

Día de preparación para volver a Suratthani. Mañana por la isla y al mediodía cogíamos el ferry de vuelta. Se nos estaban acabando los días.

Ese día simplemente fue de transición para a la mañana siguiente coger un vuelo a la capital. Dormimos en un hotel al lado del aeropuerto y cenamos ahí cualquier cosa rápida y a dormir.

Día 16: Suratthani – Bangkok

Madrugón para coger el avión. Llegamos sobre las 10 a Bangkok y acabamos de conocer la ciudad. Nos metimos en uno de sus grandes centros comerciales e intentamos volver a comer a ese sitio tan bueno de Pad Thai. Y lo conseguimos.

Fue nuestra última noche y estaba lloviendo a cantaros, pero nos dio igual. Lo que no pudimos repetir nuestra visita a China Town, que nos encantó. Nos fuimos con esa espinita.

Día 17: Bangkok – Londres – Barcelona

Nuestro avión salía al mediodía, pero llegamos al aeropuerto sobre las 11, porque el trafico de Bangkok es imprevisible y queríamos ir sobre seguro.

El vuelo de vuelta fue bastante horrible para mí, porque se me hizo súper largo. Más que eso, extralargo. Y luego tuvimos problemas con el avión de conexión de Londres a Barcelona. Así que tardamos la vida en llegar.

A pesar de eso, recordamos cada momento vivido con mucho cariño. Y, en ese momento pensaba que no es un destino para repetir, pero he empezado a cambiar de opinión.

Sin duda es un destino que recomiendo por lo fácil que es moverse y conocer su cultura.

Deja un comentario

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close