LONDRES EN 6 DÍAS.

 

Se sabe por todos que Londres es una ciudad muy grande y muy extensa. Es por ello que antes de ir es mejor organizar un poco todo aquello que uno quiere ver y visitar. Nosotros tuvimos que reorganizar los planes que teníamos a causa del tiempo ya que la lluvia no nos dejó disfrutar lo esperado. Aun así, siempre hay cosas que hacer, así que allá vamos. Aquí os dejamos nuestro recorrido de lo que no puedes perderte si estas 6 días en la ciudad inglesa.

Día 1. Westminster, Leicester Sq. y Oxford St.

Lo que muchos esperan al llegar a Londres es ver el Big Ben y el parlamento. Es por eso que después de dejar las maletas en nuestro apartamento de Airbnb, fue nuestra primera parada. A partir de ahí recorrimos lo que es todo el centro a pie.

Empezamos por el Big Ben y el London Eye. Ya que uno está en frente del otro. Seguimos nuestro camino hacia la Abadía de Westminster. Su visita es pagando y creo que cuesta unas 18/20 libras. Cruzamos la plaza de Parliament Square, donde hay estatuas de Churchill o Mahatma Gandhi, entre otros. Subimos calle arriba hasta llegar a Trafalgar Square. Allí paseamos un poco por la plaza y luego entramos en el National Gallery. Para los que no lo sepan, todos o casi todos los museos de Londres, son gratuitos.

Seguidamente salimos del museo y paseamos un poco por St. James Park hasta llegar a Buckingham Palace y seguimos por Green Park hasta llegar a Piccadilly Circus.

Para los muy muy fans de los M&M’s, en Leicester Square hay una tienda enorme. Ahí hay pijamas, chaquetas, tazas, cosas de casa, además de m&m’s de todos los colores y tipos. Después de pasearnos un rato por la tienda salimos a mano derecha y entramos directos a Chinatown.

Recorrimos Chinatown y el Soho hasta llegar a Oxford Street. Seguimos esta calle recta hasta llegar a Marble Arch, donde cogimos el Bus que nos llevó hasta casa.

Día 2. La City y South Bank

Nuestro segundo día transcurría en la City. Cogimos el bus 11 que nos dejó cerca de la Catedral de St. Paul. Justo la parada donde te deja es caminar toda la calle recta hasta llegar a la Torre de Londres. Disfrutamos del Tower Bridge y sus alrededores hasta las 15h. A esa hora, teníamos que estar en el Sky Garden del edificio número 20 de Fenchurch Street.

El Sky Garden corona lo más alto de ese edificio. Es una azotea que permite tener 360º de la ciudad. Consta de 3 pisos diferentes con bares y cafés. Además de un pequeño balcón dónde se permite salir.

Los interesados en visitarlo debéis saber que, aunque es gratuito, se necesita reservar tickets de entrada con hora y día asignado. Es aconsejable cogerlo con antelación porque se suelen agotar rapidísimo. También va bien saber que a partir de las 18h no hace falta este ticket, pero si vais con niños no os dejaran subir, ya que empiezan a servir bebidas con alcohol a partir de esa hora y, además, el pequeño balcón lo encontrarás cerrado.

Cuando salimos de ahí súper fascinados, hicimos recorrimos calle abajo hasta el puente del milenio (Millenium Bridge) justo en frente de St. Paul. Lo cruzamos y ahí cerca visitamos por fuera el Shakespeare’s Globe. Decimos que lo vimos por fuera porque justo cuando llegamos había acabado algún tipo de espectáculo y salía un montón de gente de ahí dentro. Al ser verano, realizan diferentes espectáculos y obras de teatro en su interior.

Luego entramos en el museo Tate Modern que, sinceramente, no nos gustó mucho. Y seguimos nuestro camino por South Bank. Se extiende de oeste a este junto al río y se hace fácilmente a pie. Ahora en verano está muy animado y encontraras diferentes puestos de comida. El camino llega hasta London Eye.

Nuestro día acabo subidos en el London Eye. La verdad que nos gustó mucho. Por equivocación cogimos la entrada con Fast Track y no tardamos mucho en subir. Nos costó la entrada 36 libras. Hemos dicho que nos equivocamos porque solo vimos la taquilla de entrada con fast track y no la taquilla con entradas normales.

Pero sinceramente, no nos arrepentimos de comprar esta entrada después de ver las colas que se forman. No solo para subir al London Eye, sino para comprar la entrada simple. Así que, ahorramos tiempo.

Día 3. Notting Hill y Museo Historia Natural

Al caer en sábado, es parada obligada Notting Hill. Fuimos bastante temprano y lo agradecimos porque después se llenó de gente y era casi imposible andar tranquilamente. Aquí encontraréis desde puestos de comida, de antigüedades y de cosas de segunda mano.  Si vais a la hora de comer, será difícil vuestra elección para haber que compráis porque todo tiene una pinta increíble. Nosotros caímos en la tentación de comprarnos una crepe de nutella y mashmallows.

Luego el tiempo dio un vuelco grande y se nos puso a llover, así que cambiamos nuestros planes de visitar tranquilamente Hyde Park por el Museo de Historia Natural. Gratuito como ya sabéis.

Después volvimos a Soho y descubrimos un poco Covent Garden y uno de sus rincones más escondidos, aunque cada vez menos desconocido para mucho, Neal’s Yard. Es un pequeño rincón muy colorido que alegra esos días un poco grises.

Día 4. Camden Town y alrededores

Si el sábado Notting Hill es parada obligada, el domingo no puedes perderte llegar hasta Camden Town. Un barrio totalmente diferente a lo que puedas estar acostumbrado. Pintoresto y alternativo a la vez. Casi seguro que ahí encontráis aquello que estáis buscando porque hay un sinfín de puestos de ropa, joyas, cuadros, souvenirs, bolsos y no pueden fallar los puestos de comida.

Es igual que hayas desayunado mucho o acabes de comer hace 1 hora. Vas a caer en la tentación de probar cualquier maravilla cocinada allí. Nosotros hicimos nuestro segundo desayuno de carne, patatas y un huevo frito a las 11.30 de la mañana, comimos a las 15h y merendamos a las 16.30. Con eso os lo digo todo. Así que id con hambre o sin dinero.

De Camden Town cogimos el metro y fuimos hasta King’s Cross y St. Pancras. Para los que no lo sepan, en estas dos estaciones de tren se basó J.K. Rowling para que saliera de ahí el Hogwarts Express. Utilizó King’s Cross para su escenas de interior y St. Pancras para sus escenas de exterior. La verdad que ésta última parece una estación totalmente mágica.

En la estación de King’s Cross hay un carrito para llevar el equipaje en una pared simulando el andén 9 y ¾ . Es posible fotografiarse en él, pero para ello tendréis que hacer una larga cola. Justo al lado hay la tienda oficial de Harry Potter, al cual, también hay que hacer cola. Que por cierto, si hay mucha gente, la cola empieza en la calle.

A pesar de que este día empezó con un agradable solecito, acabo lloviendo y nos pilló, otra vez, en Hyde Park. Así que, al ir por partes, vimos un poco más de él. Llegamos hasta la estatua de Peter Pan.

Día 5. Cambio de guardia y British Museum

Nuestro 5º día transcurrió muy tranquilo. Nos dirigimos hacia Buckingham Palace para ver el cambio de guardia. Por internet podéis mirar si el día que vais a estar por ahí lo hacen y a qué hora. Aseguraros bien porque nosotros teníamos apuntada una hora y lo adelantaron. Así que id un poco antes.  Porque además de aseguraros de que estáis ahí cuando empieza, también tendréis tiempo para coger sitio. Realmente se llena muchísimo de gente.

Para ser sinceros me lo esperaba diferente. Pensaba que lo harían fuera del Palacio, pero por ahí solo están de paso y lo hacen todo dentro del Palacio de Buckingham así que, si no estás a primera fila delante las vallas, probablemente no vas a ver casi nada. Si os conformáis con verlos pasar al entrar y al salir del Palacio, con que os coloquéis delante de él lo podréis ver perfectamente.

Desde ahí nos dirigimos a Regent Street para echarle un ojo a Hamleys, la tienda de juguetes (no solo para niños). Recomendable 100% los dos últimos pisos y el sótano. Los otros sí que son más para pequeños.

La tarde la pasamos en el British Museum. Permite hacer un recorrido por diferentes culturas del mundo y sus civilizaciones antiguas como Egipto, Roma, Asia, Grecia, etc. Como muchos museos, también es gratuito y está muy chulo. Normalmente habré hasta las 17.30, pero en verano alargan un poco más el horario. Informaros antes de ir.

Día 6. St. Paul y Museo de la Ciencia.

El último día que pasamos en la ciudad empezó en la City. Decidimos volver para visitar la Catedral de St. Paul. Tiene un coste de 18 libras y te permite subir hasta la cúpula además de un audio guía.

Para llegar a lo que es la cúpula hay que subir unos 500 escalones divididos en tres tramos. Tened presente que si tenéis dificultades os lo penséis un poco. El último trozo de escaleras es bastante empinado y pasas por estructuras pequeñas para llegar hasta arriba. Pero sí que es cierto, que las vistas son espectaculares desde allí arriba.

Más tarde, ya después de comer, nos dirigimos hacia el Museo de la Ciencia. Lo han cambiado un poco desde la última vez que estuve y ahora es un poco más interactivo. Eso sí, todo está en inglés y no nos permitió jugar mucho.

Acabamos nuestro día paseando por Oxford Street y nos despedimos un poco de la ciudad cenando en nuestro sitio favorito, Wasabi Sushi & Bento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *