NY 1: ESTATUA DE LA LIBERTAD y MEMORIAL 11S

Días antes de nuestra partida, hicimos un planning de los días para poder organizarnos todo aquello que queríamos visitar, además de poder comprar algunas entradas desde España.

Nuestro primer día en la ciudad de Nueva York empezó súper temprano. Tuvimos un poco de jet-lag y a las cinco ya estábamos despiertos. Y nos dijimos, ¿Qué hacemos, nos esperamos un poco más o salimos a explorar? Y así es como nos encontramos en Times Sq. a las 7 de la mañana. En verdad Times Sq. estaba planeado para más adelante, pero al igual nos podíamos aguantar las ganas. 

Después de pasear durante un buen rato y poder disfrutar de la tranquilidad que nos ofreció la ciudad que nunca duerme, nos dispusimos a ir a la Estatua de la Libertad. Aquí es donde utilizamos nuestro primer ticket de la CityPass. Deciros, que para poder subir al ferry que te lleva a su isla, hay que cambiar el ticket correspondiente del talonario por una entrada que te darán en taquilla una vez hayas hecho la cola. Suele haber varias taquillas abiertas, así que la cosa va rápido.

De ahí, fuimos a la siguiente cola. que era para entrar al ferry. Pero antes de esto nos hicieron pasar un control, como el de los aeropuertos. Al igual que la otra cola, suele ir bastante rápido.

Una vez en el ferry creo que tardamos como mucho unos 20 minutos hasta llegar a la isla de la Estatua de la Libertad. Como consejo a la hora de entrar en él, es ir a la planta de arriba y quedarse en el lado derecho en la ida y, en el izquierdo, a la vuelta. ¿Por qué? Porqué si queréis una buena fotografía de Manhattan desde el agua, son las mejores posiciones. Y si os podéis poner hacia el final del ferry, aún mejor, tendréis unas grandes vistas y un bonito recuerdo.

¿Qué impresión tuvimos al ver la Estatua de la Libertad? La verdad que nos sorprendió para bien. Mucha gente que conocemos o amigos de amigos que han ido a Nueva York siempre nos habían dicho que es un poco decepcionante el tamaño de la Estatua, que todo el mundo se la espera mucho más grande y mucho más de todo, pero la verdad que para nosotros no nos decepcionó nada. Íbamos con un pensamiento totalmente equivocado esperando que fuera muy muy pequeña y la verdad que nos impresionó bastante (por lo menos a mí). La verdad que esperaba mucho menos y me fui súper contenta de ahí. El tamaño que tiene le sienta muy bien.
Con eso quiero decir, que no os dejéis influenciar por las descripciones o experiencias de los demás, lo que no les gusta a unos les encanta a otros, así que no vayáis con ideas fijas porque os pueden sorprender muchas cosas.

Con la City Pass nos entraba un audio guía que, por supuesto, cogimos. si tenéis la oportunidad de poder adquirir una, no la desaprovechéis. Te cuenta curiosidades, el por qué de la estatua y más cosas.

En el mismo ticket de la City Pass, incluye la visita a la Isla Ellis. nosotros no bajamos para visitarla porque la verdad que hacia bastante calor y decidimos volver a Battery Park.

Una vez en tierra teníamos que hacer tiempo porque nuestra segunda parada del día. El Memorial del 11S, que también incluido el ticket en la City Pass y que podíamos entrar a partir de las 14h. Así que, nos dimos una vuelta por Wall Street pero al ser sábado no había mucho ambiente ejecutivo, así que decidimos volver otro día entre semana.

Decir que la zona cero es muy impresionante. Lo flipamos bastante con las piscinas en recuerdo a los fallecidos a los atentados del 11S. La verdad que no me lo esperaba que fuera tan grande, no caí que fuera la base de un edificio y la verdad que te deja sin palabras, incluso diría que había más silencio de lo normal. Creo que sin duda es una de las mejores partes de la ciudad.

Y, bueno, que decir del memorial… impresionante. No quiero decir mucho para daros la oportunidad de sentir un montón de emociones juntas, pero de verdad de verdad, vale mucho la pena visitarlo. Y si podéis, coged audio guía. a nosotros nos entraba con el ticket de la CityPass y es increíble todo lo que puedes aprender.

Dejan hacer fotos en todo el recinto del museo, sin embargo, hay una exposición donde si esta prohibido hacer fotografías. Esta muy bien indicado, así que antes de entrar lo veréis muy claro.

Y así, después de un primer día agotador y muertos de calor, paseamos  un rato por la orilla del rio Hudson contemplando los edificios de New Jersey, pensando un poco en como seria vivir allí…

 

Deja un comentario

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close